26 dic. 2016

La soledad... Era algo que todos tenían; como la desnudez, estaba a mano


LA TREGUA DE NAVIDAD

Aurembiaix le daba vueltas y vueltas
al tema de su soledad que le era dada sin haberla buscado jamás.

Era algo que todos tenían;
como la desnudez, estaba a mano, ni especialmente buena ni mala.

Algo –según ella-
abundante, evidente y nada complicado de entender.

Aurembiaix, igual que Niko,
era una de esas personas que se sentían mucho mejor en compañía.

Y es que no es posible amar
si no existe el amado.

Hasta para legar
se necesita un heredero.

Los "buenos vecinos" necesitan "malos vecinos"
para denunciarlos ante los juzgados, pero eso lo harán después de la tregua decretada durante las fiestas de Navidad.

Nuestras virtudes
para la paz o la guerra son todas sociales.

                                                                              Johann R. Bach

3 comentarios:

  1. Griselda Corni Fino
    14:13

    Esta muy claro que el Cielo con toda seguridad es un aburrimiento, Al carecer de maldad no es posible apreciar la bondad, asi mismo la soledad no se podria saborear , si no estuviera uno hasta los "blaudios" del gentio y el exceso: obio

    ResponderEliminar
  2. Pilar Dehesa (México)
    20:13

    Todo un placer leerte
    Muy elocuente
    No pensamos en la soledad hasta que la vivimos
    Buena amiga para unos pocos
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. ES COMO TODO. SI SUPIÉRAMOS VALORAR NUESTROS PROPIOS INSTINTOS Y NUESTRA DIGNIDAD Y PERTENENCIAS, SIN AGOBIOS DE AVARICIA, (QUIEN LA TENGA) PIENSO QUE CADA SER HUMANO CONTRIBUIRÍA A UN MUNDO MEJOR, QUE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR, SERÍA PARA EVOLUCIONAR EN SER CADA VEZ MÁS HUMANOS Besicos.

    ResponderEliminar