14 nov. 2016

Pero ahora entre los brazos de pierrot ha dejado de pensar y sólo quiere ser.


GRACIA, LA HIJA DEL ALCALDE

Al fondo del Pasillo
puedo ver cómo Gracia –la hija del alcalde de Salamanca- quiere imponer sus ideas feministas a un grupo de jóvenes profesoras. En su "ardor revolucionario" no duda en ponerse ella misma como ejemplo:

He dejado a mi marido
–puedo oírla muy bien desde aquí- cuidando de mi hijo, mientras yo me divierto en París. Porque divertirse es también un derecho femenino. Después de todo a ninguna mujer le viene mal un par de semanas lejos de la familia… y si cae algún apache sobre el que cabalgar por las noches mucho mejor…

La veo cómo, satisfecha,
se lleva la copa de cerveza aderezada con coñac a los labios. Ha fijado sus ojos en Pierrot. Al contemplar su masculino mentón se le revuelven las mariposas en su vientre. No puede ocultarlo. Aumenta su sudor y en las mejillas aparece el carmín. Pronto olvida sus teorías feministas. Avanza hacia él y le ofrece una galletita…

Su conocimiento de la lengua francesa
es bastante superficial a pesar de que estudió filología francesa en Salamanca. Cada vez que oigo la frase "el que quiera saber que vaya a Salamanca" pienso en ella. En su cabeza hace ya tiempo que entró la idea de que para defenderse en la vida a una mujer no le hacen falta conocimientos especiales: es suficiente no dejarse seducir por un hombre más joven que ella, más inculto que ella, más bajito que ella, más pobre que ella… es decir, hay que jugar siempre a ganar…

Pero ahora entre los brazos de pierrot
ha dejado de pensar y sólo quiere ser.

A su alrededor se ha abierto un corro,
todos callan y la música de la danza apache invade las mansardas… La fiesta entra en una fase alegre y aún no es medianoche… Al ver el baile de la improvisada pareja todas las almas están en vilo. Sólo yo, la narradora, conservo la calma.

                                                                                                        J. R. Bach

2 comentarios:

  1. Griselda Corni Fino
    11:57

    Interesante , pero los derechos de las mujeres son iguales a los de los hombres , que no estan reñidos ni con la seduccion ni con dejarse querer de uno viejo o mejor de uno mas joven . Como es traicion engañar a una mujer exactamente igual que engañar a un hombre
    Esta muy bien esta historia de tango

    ResponderEliminar
  2. Gracia desde mi punto de vista se equivocó en no buscar su independencia,es lo primero para una mujer .Hoy en día aún impera el machismo ,se juzga más y peor a la mujer ante hechos iguales,salarios diferentes ante el mismo trabajo ,etc.Respecto a su diversión con Pierre...yo también mantengo la calma y escucho el vals ;))Interesante y precioso cartel****

    ResponderEliminar