24 jul. 2015

soy vida a la que los vientos devuelven muy cansada a los cabos de la orilla,


EL MITO DE SER VIDA

¡Oh Pirineo! ¡Oh mar!

No quiero ser pretencioso
-sé que no sois míos-, pero siento que soy vida que no puede ni quiere arriar velas. No es fácil aceptar que

soy vida
a la que los vientos devuelven muy cansada a los cabos de la orilla, no obstante siempre dispuesta a saltar por encima del entorpecimiento,

vida cada vez menos guarnecida –es cierto-,
cada vez menos paciente, desígname mi parte si es que existe,

mi parte justificada
en el destino común

en cuyo centro
mi singularidad de haber nacido en Cadaqués desentona,

pero retiene la amalgama.

                                                           Johann R. Bach

1 comentario:

  1. Somos vida, pero va decayendo, conforme se acerca a la otra orilla.Sin embargo, yo me siento participe, del mar y las montañas, de la gran Ciudad, de los movimientos sociales, porque todos formamos parte, y es que refleja la vitalidad del hombre, en sentido amplio, sin la cursiluria de los ciudadanos y ciudaddanas.Julio G.

    ResponderEliminar