28 abr. 2015

La luz -ahora lo sabe- le surge de dentro y le da brillo a los ojos y a los párpados


PURA LUZ MAGENTA…, PURO AMOR

Nunca imaginó la Amazona de Platino que
después de vencer enfermedades, tener hijos, plantar árboles y escribir libros pudiera erguirse en lo más alto de sí misma y

verse transparente sobre su montura.

Desconocía lo que era cabalgar
y que el viento sostuviera horizontal su cabellera y gozase con ello mientras quedaba atrás la lluvia y su halo de luz magenta.

Ahora cualquier voz masculina la enardece
y se lanza, desde su propio cuerpo cargado de selenio y paladio, al ciberespacio, a nuevos cielos y abismos, rutas sin fin llenas de bosques sagrados donde cantar y yacer sobre la hierba.

Ahora tiene –después de tantos años-
tiempo para llenar sus pulmones libremente de aromas diversos…

para amar y alcanzar la vida.

Como la luz
ha pasado por ocultos caminos, ha rascado el corazón de la tiniebla y ha comprobado que para la luz no existen los confines.

La luz -ahora lo sabe-
le surge de dentro y le da brillo a los ojos y a los párpados. La combustión impura del sodio de su antiguo corazón ha dejado sedimentos interesantes sólo para la Historia.

La Amazona de Platino es ahora
pura luz magenta…, puro amor.

                                                            Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario