22 ene. 2015

ser tacto de entre los mares

HACER BARRO, INVENTAR SUPERPOBLACIÓN

Hubo un tiempo
en que jugaba con el barro -cuando cesaba la lluvia- y, con la arena de la playa, cuando salía el sol.

Eran días
que no quiero pensar si eran mejores o peores; eran días casi exentos de obligaciones;

Hacía nuevas criaturas.

Inventaba superpoblación
porque todo el universo se reducía a un pequeño pueblo blanco a la orilla del mar.

Sin saber lo que hacía
caracterizaba individuos con infinitas variaciones del mismo miedo al viento de tramontana.

Las rocas junto al mara eran para mí
-como lo eran también para Pichot(1)- un decorado que explicaba espectáculos de teatrillos de guiñol.

Hoy exacta la pena ¿es por mí?

¿Son la culpa,
el sueño y la incapacidad de ordenar los duros cuerpo y las herramientas necesarias?

Del mejor intencionado hacer,
de la buena matemática, del rumor diario, de abajo los colores de la luz que podrían tocarse,

ser tacto de entre los mares
y navegar como si nadar fuese fijar el timón hacia un lugar donde depositar los miedos robados.

Si pudiera, volvería a hacer barro
para las nuevas criaturas junto al mar.

                                                            Johann R. Bach

(1)     Artista de Cadaqués que se inspira para hacer sus cuadros en conjuntos de rocas antropomorfas.


3 comentarios:

  1. "ser tacto de entre los mares
    y navegar como si nadar fuese fijar el timón hacia un lugar donde depositar los miedos robados."
    Sólo se necesitan las manos y dejarse llevar sin que el objetivo final nos impida disfrutar

    ResponderEliminar