22 ene. 2015

el hombre creó siete dioses que bajo el soplo de uno de ellos -que llamaremos Eolo como una concesión humana- surgieron otros muchos.

NO SALE EL SOL TODOS LOS DÍAS

El cielo está encapotado
y hoy me siento más oscuro que esos nubarrones amenazantes. Sospecho que en un día como este –uno de ésos que no sale el sol-

el hombre creó siete dioses
que bajo el soplo de uno de ellos -que llamaremos Eolo como una concesión humana- surgieron otros muchos.

Con el tiempo se aparejaron
con criaturas terrenales dando origen a semidioses y otras divinidades.

Hoy no tengo explicación alguna
de cómo surgieron las galaxias,

ni explicación para otras muchas cosas.
No sé por qué las amebas amiban, se intercambian sus núcleos como si fueran cromos.

Sobre el átomo…
conozco poco más que Sócrates y Heráclito. Sobre la posición de las estrellas en el cielo y su movimiento sé mucho menos que los Siete sabios de Grecia:

Hoy veo mi futuro más oscuro que nunca
cuando descubro que los misterios esenciales no dejarán de serlo porque son parte indisoluble de mi interior donde

el silencio hace nacer sus propias criaturas.

Entre ellas –y no con fuerza menor-
surge el poema que abre grietas en aquellos corazones que son demasiado grandes para este planeta;

con dolor –a veces-,
como secuencia indescifrable de palabras de forma casi natural.

El poema lleva en su espalda
baterías para recoger el gesto, trazar trayectorias parabólicas e intenta dialogar con esa parte de mí mismo irreductible a las palabras.

De tanto darle vueltas a la vida
llega un momento en que sabes que tienes que irte, que sobras.

Después de haber agotado
gran parte de los depósitos de insulina y de ácido úrico, y, después de tantos y tantos años sabiéndote joven un buen día descubres que

tus amigos se han marchado ya y que eres el más viejo,

aunque contento
con la carpeta llena de proyectos y en pleno bochorno porque te has discutido con una dulce poetisa por la exuberancia de su apasionamiento.

Y un día sin noticias suyas, 
sabiéndola enojada, es como un día sin sol.

                                                                Johann R. Bach

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  2. El amor a lo sombrío. Cuando llegas al misterio y al silencio, del cual brota el poema; dices que es un día nublado,oscuro.... Luis. Fellini

    ResponderEliminar
  3. Hay que ser osado para llegar al misterio y en muchas ocasiones se necesita el silencio...

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho tu poema, tiene imágenes y metáforas originales. Muy logrado

    ResponderEliminar