31 ene. 2015

Con tecnología o sin ella, llegaremos, sin duda, al Ápex.

 
NARANJOS Y GRANADOS ENTRE LAS ESTRELLAS
 
Después de bajar la serpenteante carretera
y alejándome del observatorio, me encontré con algunos amigos que entre cerveza y cerveza me preguntaron como ya es habitual:
 
¿Què buscas ahí en cielo nocturno?
 
Bueno –contesté-, creo
que ya la tecnología ha amanecido con la misma pasión que tenían antes el amor y los movimientos sociales revolucionarios,
 
pero, igual que entonces,
no sabemos cuan largo será el viaje, durante cuánto tiempo brillarán aún en el cielo el sol y las estrellas.
 
Con tecnología o sin ella,
llegaremos, sin duda, al Ápex. Allí se construirá nuestra nueva casa y aunque llevo años barriendo, con el radiotelescopio,
 
el entorno de Betelgeuse,
todavía no he hallado –lo reconozco- la parcela adecuada, una parcela donde la abundancia de agua nos permita plantar naranjos y granados.
 
La ansiedad se disfraza de prisa
de forma que los números nos devoran el torso y, sin embargo, yacen apretados unos con otros como números:
 
Nos trasladamos,
respecto al centro del grupo de galaxias, a la diabólica velocidad de 250 Km por segundo y hemos gastado hasta el último céntimo de esperanza en ese viaje hacia el Ápex.
 
Pero los siglos sólo empiezan una vez:
Tenemos la impaciencia que da la intolerancia y el dolor grave imprescindible que muchos olvidan, comprando, en las tiendas llenas de cosas inútiles…
 
Yo prefiero rebuscar
entre los cielos nocturnos posibles parcelas de naranjos y granados.
 
                                                            Johann R. Bach

1 comentario:

  1. Tal vez nos conviene a todos rebuscar entre los cielos nocturnos las posibles parcelas de naranjos y granados. Aprenderíamos a ver la belleza de la sencillez y lo humilde....

    ResponderEliminar