31 oct. 2014

silenciaron su cálida voz la soledad, el alcohol y la pesada cruz de los sueños desechos.

DE NEW ORLEANS A DENVER

En duermevela vino anoche en mi sueño
a decirme personalmente que, por fin, se había elevado por encima de los mástiles del puerto.

Me lo dijo antes Pete el trompetista
y algún otro al que no le hice caso. Pero no intenté siquiera dar crédito a sus palabras y

evadí cobardemente el duelo.

Y él lo sabía.
Por eso vino anoche de visita a decirme –firme, pero tristísimo como un arpa de boca- que fuera razonable, que aceptara las cosas como son

Pues era cierto:

De retorno a su Denver natal
-debido a los devastadores efectos del diluvioso katrina- en un anónimo apartamento detuvieron su corazón, apagaron sus ojos risueños,

silenciaron su cálida voz
la soledad, el alcohol y la pesada cruz de los sueños deshechos. En su maleta sólo encontraron su querida armónica.

Ahora acabo de despertar
y él de irse, y en el laberíntico mapa de los recuerdos vuelven los rituales felices que compartimos:

Los versos de Edgar Allan Poe
-que él citaba como versículos antiguos-, el beisbol y la magia de la húmeda música de jazz de New Orleans.

                                                              Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario