26 oct. 2014

“He conocido junto a él las horas de la risa....

BLUES EN EL PUERTO DE PALMA

 

¡Buenas noches señores y señoras!

Hoy tenemos el placer de acompañarles con un poco de jazz su estancia en este crucero.

 

Por suerte el mar está tranquilo

y sólo nos vamos a marear después de tomar unas cuantas birras.

 

A mi espalda, el que toca el piano, Fido;

a mi lado la gran cantante Frieda y un servidor Fedor que con mi saxo completamos este Trio de tres.

 

Canta Fieda

 

"Yo conozco el verbo despertar;

todos conocemos el color verde de la tiza verde y nunca nos hemos quejado por ello ¿no es cierto?

 

Yo conozco la noche de varios pisos;

todos hemos comido la parte azul del cielo la mejor y nunca hemos protestado por su dulce sabor".

 

Frieda calla

y Fedor desgarra el aire húmedo de la sala de actos de la enorme plataforma flotante:

 

el saxo parece un símbolo de nieve

lamentándose de su suerte o quizá celebrándola.

 

Empalma Frieda

con el aporreamiento que Fido –el más delgado de los pianistas- ha emprendido con su mano derecha de las teclas negras.

 

y canta:

 

"He conocido junto a él las horas de la risa.

Todos deberían haberlas conocido: son un regalo que apreciaremos más tarde

 

desde la ventana de una habitación

de algún hotelito que acoja nuestra soledad mientras el sol caliente nuestros delgados labios".

 

Fedor hace un breve solo de saxo

 

Luego Frieda se aparta

su flequillo rubio platino de la frente y se pregunta:

 

¿Hay que admirar al tendero

que mete hormigas entre los higos para aumentar el peso de la mercancía?

 

¿Hay que reír

cuando alguien dice que el agosto se queja por el calor que hace? ¿o que los peatones andan sobre lágrimas?

 

Ahora es Fido

el que hace un suave solo como si sus dedos parafraseasen a Chopin. Luego se une el saxo y

 

es Frida la que cierra la canción:

 

"He conocido junto a él las horas de la risa.

Todos deberían haberlas conocido: son un regalo que apreciaremos más tarde

 

desde la ventana de una habitación

de algún hotelito que acoja nuestra soledad mientras el sol calienta nuestros delgados labios".

 

¡Aplausos!

                                                               Johann R. Bach

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario