11 may. 2014

...las aguas murmurantes ... formando un charco, que presenta su espejo de cristal

AVANZADO YA EL EQUINOCCIO

 

Llueve en esta mañana

de la avanzada primavera y hacia el otro lado contrario al mar umbrosos chalets y

 

antiguas casas

que aseguran un retiro fresco, encima de las terrazas pende la parra, que las cubre con un manto, y ostenta, suavemente trepadora y frondosa,

 

sus purpúreos racimos.

 

Mientras tanto las aguas murmurantes

descienden por la falda del collado, y dispersas, o bien formando un charco, que presenta su espejo de cristal,

 

en sus bordes de mirto coronados

reúnen sus corrientes.

 

Las aves se aplican a su coro;

y las brisas, brisas primaverales que respiran los perfumes de los céspedes y sagrados bosques, armonizan sus hojas temblorosas, y

 

el universal Alimento,

unido en danza a las Gracias y a las Horas, dirige la eterna primavera en estas costas donde fenicios y griegos ya habían descubierto un Edén.

 

                                                               Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario