16 mar. 2017

La escena era como nuestro ir muriendo para vivir.


EL MÁS LARGO BESO

Desde mi puesto de observación,
encaramada en lo alto del armario vi toda la escena:

cuerpos desnudos contorneándose
y regando con saliva cada centímetro cuadrado de piel y vello; las sábanas revueltas formando parte del amasijo amoroso. Cayeron exhaustos en los brazos de Morfeo sin despegar siquiera sus labios.

La verdad es que ella era
lo más parecido al más largo beso mientras que él no era otra cosa sino el empuje de una brasa de animal solitario oculto tras la apariencia de un ser civilizado.

De pronto la idea de una muerte lenta como el tiempo
se instaló en mí como un amor. Tenía que escribir todo lo que había pasado aquella noche.

Toda la excitación que recorría mi cuerpo
comenzó como una música suave de Arvo Pärt in crescendo:

un golpecito en el cristal,
como si hubieran tirado algo; luego, un caer ligero y amplio, como de granos de arena lanzados desde una ventana de arriba, y por fin, ese caer  que se extiende, toma reglas, adopta un ritmo parecido al de "Spiegel im Spiegel" y se hace fluido, sonoro, musical, incontable: Llovía.

Allí abajo en la enorme cama
seguían los dos dormidos como en un abrazo eterno con los labios aun pegados por el último beso. La escena era como nuestro ir muriendo para vivir.

Mientras escribía,
como cualquier araña lasiodora no paré de comer naranjas y plátanos, sentada entre cajas de cartón

sobre aquel antiguo armario,
hasta donde venían horizontales, débiles, pero aún densos y metálicos como las ondas de frente plano de una emisora de FM los toques de las campanas de la cercana iglesia, que no se mezclaban con el aire que hacía tanto tiempo que estaban atravesando.

Al otro lado de los cristales
la lluvia persistía con su música mientras yo, excitada hasta el delirio, miraba cómo era el más largo beso.

                                                                       Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. Griselda Corni Fino
    10:34 (fa 1 hora)

    Buenisima descripcion de lo que veian los multiples y perspicaces ojos de la araña; desgraciadamente el hombre no es el más largo beso

    ResponderEliminar
  2. XANA GARCÍA
    23:49 (fa 15 minuts)

    Conmovedora descripciòn poético musical,la prolongación del más largo de los besos,de la álgida pasión al desenlace plácido del morir para vivir..Arrollador capítulo de tu excelente novela,poeta***Dulce noite!!

    ResponderEliminar