23 mar. 2017

Durante toda la tarde estuve meditando sobre mi lugar en el Mundo.


LA FRIALDAD DE UN MARIDO (fragmento)

Cuando Francis y yo llegamos al camping
el recibimiento que nos dispensó mi marido fue más frío de lo que cabría esperar: se limitó a decir que se alegraba de que la cosa no hubiera sido grave (¡sólo faltaría!) y agradeciendo a Francis su ayuda lo despidió como el que despide al cartero.

Durante toda la tarde
estuve meditando sobre mi lugar en el Mundo. Mi marido jugaba su partida de dominó con los amigos como si nada hubiera pasado. Una sola idea pasó por mi mente, le di el encargo a mi hija de que, discretamente, averiguase el teléfono móvil de Francis. En cuanto lo tuve medité largamente qué mensaje le iba a enviar:

¡Ven conmigo amor a cojear en el futuro!

                                                                               Johann R. Bach

5 comentarios:

  1. Griselda Corni Fino
    9:40 (fa 40 minuts)

    Al futuro se va con paso firme y marcial a ser posible , el presente ya se encarga de partirnos las piernas si puede

    ResponderEliminar
  2. Pilar Dehesa
    15:30 (fa 2 hores)

    Un marido suele convertirse en un hielo mas en el congelador
    Francis seguramente dulce, encantador y amable pues para eso solo se vive una vez
    Tenemos que armar siempre un rompecabezas? Porque no solo vivimos con quienes nos hacen vivir mejor?

    ResponderEliminar
  3. XANA GARCÍA
    23:31 (fa 2 minuts)

    "¡Ven conmigo amor a cojear en el futuro!"
    Me encanta este mensaje ,el amor tropieza con obstáculos pero el mayor de ellos son las limitaciones que se le ponen y las creencias limitantes.Por qué no intentarlo con Francis si con su marido vivía en fría soledad?

    ResponderEliminar
  4. Rosalva M P
    2:47 (fa 2 hores)

    Me encanto el final...Excelente Joan

    ResponderEliminar
  5. PATRICIA

    Lo escondido , lo que te abre el alma a nuevos horizontes ... un amor que merece atención.

    ResponderEliminar