11 abr. 2016

Este barrio, por suerte todavía, no es tan distinto de ese viejo


CAFÉ DE LA VIRREINA

Ya no es joven, es verdad.
Rozará los almendros de los vericuetos que conducen a los ochenta, pero parece que aún goza de buena salud.

Encorvado ligeramente hacia adelante,
pero no torcido como un garfio, repta junto a la barra del bar con movimientos de sorprendente agilidad:

casi parece un gorrión
agitándose en la tarde.

Bajo la gorra de visera,
sus ojos lagrimean mientras mira la cartelera de espectáculos.

Va enfundado en un jersey azul marino
de punto que alguien habrá tejido en un mundo de sol naciente y una cazadora de cuero antiguo.

Hay poca gente en el local
pues los clientes prefieren la terraza para poder fumar. No hay ninguna pantalla sobre la que ver paisajes, ni apenas ruido,

salvo el tintineo ocasional de alguna taza.
Huele aún a lejía, a cañas de cerveza y a tortilla de patatas. Huele a barrio. Y es como estar, de pronto, en una máquina del tiempo.

La imágenes de un niño
recogiendo los caramelos arrojados desde las carrozas el día de Sant Medí en la plaza de La Virreina acuden a su mente.

Este barrio, por suerte todavía,
no es tan distinto de ese viejo que ahora mira con gesto despierto y vivaracho por el ventanal.

Pese a todos los intentos
no es tan fácil acabar con él.

                                                               Johann R. Bach

4 comentarios:

  1. Griselda Corni Fino
    17:12

    Que bonito , Consigues poner un nudo en mi garganta . No se porque : debe ser la forma de decirlo

    ResponderEliminar
  2. Pilar Dehesa
    18:10

    Excelente Lunes mi amigo!! esta fotografia es estupenda!

    ResponderEliminar
  3. XANA GARCÍA
    21:45 (fa 12 minuts)

    "Este barrio, por suerte todavía,
    no es tan distinto de ese viejo que ahora mira con gesto despierto y vivaracho por el ventanal.Pese a todos los intentos

    no es tan fácil acabar con él."

    De lo mejorcito de Gracia la plaza de la Virreina,un lugar tranquilo ,con solera , lleno de vida ,muy seny como él.Recordando la fiesta de S.Medí se le endulza el paladar de gorrión niño ,y hoy a pesar de los años él sabe que como el barrio no ha cambiado tanto,despierto y vivaracho reta al tiempo agitándose en la tarde casi como un gorrión .Bellísimo texto comparativo,me ha emocionado.Brindo por ti,poeta,con una de esas cervezas artesanas catalanas.Salud!!!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar