17 ene. 2016

Escribo cosas sobre sus cloacas…


LA VÁLVULA DEL OMBLIGO DE LOS OBISPOS

-Buenos días amigo lagarto.
Hoy el viento remueve los cielos y el sol campea por sus anchas.

-Buenos días amiga.
Veo que hoy te has bajado un libro y por ello deduzco que te dispones a leer un buen rato.

-Así es amigo.
Es un libro de filosofía para aficionados. ¿Te gusta también a ti reflexionar sobre el Mundo?

-Sí. Pienso a menudo
sobre diferentes cosas aunque a veces me pongo de muy mal humor cuando la deriva filosófica me lleva a los aspectos sociales.

Me pongo muy nervioso
cuando veo cómo la ciencia oficial difunde a rienda suelta obviedades como si fueran descubrimientos mientras ignora que la luna rueda lentamente por encima de los Jardines iluminando las granadas y los olivos.

Me molesta muchísimo –y no puedo evitarlo-
Que, amparados en la "Ciencia Oficial", esos "científicos de pacotilla" se burlen de millones de criaturas haciéndoles creer que el nivel del mar subirá en pocos años un metro y las mareas arrasarán la mayoría de las ciudades marítimas, mientras que por otro lado lanzan a lomos de las ondas hertzianas preguntas inquietantes, preguntando, cínicamente: ¿Dónde está el silencio de los bosques, el olor del romero, la lavanda y la hierbabuena de las auroras en el campo?

Yo me consuelo escribiendo notas críticas fustigándoles.
Escribo, por ejemplo, que el cielo se ha puesto el magnífico uniforme azul marino constelado de oro del jefe de la policía municipal,

Escribo cosas sobre sus cloacas…
pues los imbornales de las calles se atascan y no pueden engullir millones de versos… que las alcantarillas se destapan las bocas a golpe de grandes tragos de nuevos pensamientos filosóficos que se esparcen en las plazas aunque sea bajo un conglomerado de rancia orina solidificada.

En algunas ocasiones
me permito el lujo de decir que me desternillo de risa al ver a miles de personas –consumidores compulsivos de langostas y pescadito frito-, tocados con coronas de perejil, cómo llenan las calles exigiendo un uso más razonable del agua de mar.

En otros momentos
dejo el tema social aparcado y la emprendo con los mecánicos dentistas encargados de sellar pasaportes para el Mundo del Dolor. Sonrío mientras ellos saquean la colección de botones gemelos que forma parte del Tesoro de la Humanidad.

Pero cuando reviento a carcajadas
es cuando oigo por la radio las declaraciones de los obispos -como el de Valencia-, que tan pronto acaban de posar para sus retratos ecuestres bajan al Circo del Mundo y dan el pistoletazo de salida para el próximo préstamo. Entonces recuerdo que, según palabras de Tío Arturo, después de cada cena se desatornillan, a escondidas, la válvula del ombligo.  

                                                             Johann R. Bach

3 comentarios:

  1. Debian exigir un carnet de cientifico o filosofo para excluir a todos los pseudo enterados, que dicen lo de la subida de las temperatura o desertizacion de la tierra. Se organizan campañas, se crean asociaciones, para justificar nuevos impuestos sobre el Co2, las mareas etc. El ser Obispo no es patente de corso para opinar de todo;cuando te das cuenta de todo lo que ignoramos, empezamos a aprender-Julio.

    ResponderEliminar
  2. XANA GARCÍA
    16:17 (fa 3 hores)

    "Me pongo muy nervioso

    cuando veo cómo la ciencia oficial difunde a rienda suelta obviedades como si fueran descubrimientos mientras ignora que la luna rueda lentamente por encima de los Jardines iluminando las granadas y los olivos " Me resulta peligroso cuando "el obispo" habla de cómo reconducir" la Patria",cómo abanderados nos fustigan con su verdad y actúan con el mástil de la mentira .Me pregunto cuando nos daremos cuenta de que somos nosotros el pueblo quien tiene el poder ,pero tal vez antes tengamos que hacer una revolución mental ,como la tuya ,apreciado lagarto,que nos libere de tanto prejuicio,miedo,que tantas veces nos mantiene encerrados en sistemas podridos y que nuestras carcajada se escuchen por encima de las de ellos hacia nosotros.Bello domingo!!..

    ResponderEliminar

  3. ana vidal bastos
    21:55 (fa 20 hores)

    Todavía estoy esperando que hagan algo por el mundo eses que dicen tener poder para pasárselo por donde les que....Me ponen enferma de verdad el que no muevan un dedo. Ese obispo, todavía no sé de que peca porque no lo he visto, pero de cada vez se les ve más el plumero y no hacen lo que predican y viven en la ostentosidad...
    D. Lagarto , menos mal que ahí estas para escribir algo que realmente duele y que se enteren los muy....
    Pd: un refrán " predica meu frade que por un oído me entra e por outro me sale" ....
    Este mundo lo tienen corruptos que solo piensan en su cu.....
    Ya estoy cabreada

    ResponderEliminar