6 may. 2015

¡Qué poco importaba qué hacer o qué encarnar!...


ANTE UN FUTURO INCIERTO

Con azimut cero
el sol permanece a mi espalda como un amigo aunque las placas de grafeno me impiden ver su luz.

Desde esta noche eterna
veo ahí abajo un planeta lleno de mares rodeado por unas lucecitas azules y me veo en mi estudio escribiendo.

¡Qué poco importaba
qué hacer o qué encarnar!... Sin impulso y sin vector afijo por lo menos que me pudiera dar una dirección, un ángulo de despegue,

sin motivo, sin consecuencias,
sin destino allí en un pequeño paquete de metros cúbicos había un ser en su indivisible plenitud…

Aquel ser, fundamentalmente,
vio ternura en cada isla en cada mar.

Desgraciadamente, una vez vista,
la belleza merma, a menos que se repita tanto que también el amor sea pérdida.

No. Desde esta ventana, no.
Desde esta enorme distancia no puedo ver cómo el barrendero apila en pequeños montones la hojarasca y las cáscaras de naranja.

Reflexiono sobre qué sucede
en ese planeta sobre el que orbito por si decidiera volver.

Veo el tiempo en qué viví.
Era un tiempo en el que la agresividad lo regaba todo con vino de estramonio,

un tiempo
en que hasta una lágrima de compasión sabía que era la única que lloraba; años en que se servía chocolate a la ira y ternera al odio.

Aunque también veo
a un niño no mucho mayor que yo que llevaba un zorro disecado alrededor del cuello y

lo dejaba tocar por una moneda.

Veo todavía sus ojos
y sus manos temblorosas y el serrín que se escapaba de la boca del cánido.

Y también veo aquel niño
que recogía el dinero y que, en un momento dado, mientras su padre bebía, se volvía de espaldas y se metía en la boca un bieuro(1).

Ahorraba ante un futuro incierto
porque sus huesos le dolían debido al fuerte crecimiento. Era la vida que se abría paso.

                                                                Johann R. Bach

NOTA (1): Un bieuro moneda de dos euros

1 comentario:

  1. Un blues melancólico ,entre presente y pasado,y un futuro incierto.Sólo importa el presente, descorramos las cortinas y que entre la luz del sol.....

    ResponderEliminar