4 may. 2015

pediría a la noche verdadera disponer de mi sueño


ANOCHE ME DESPERTÉ SUDANDO

Anoche me desperté sudando
–de un imposible sueño- con la boca seca y con la sensación de que mi huella, mi existencia se perdían entre el rumor de las olas.

Tu rostro se deslizaba
sobre la almohada húmeda de saliva a trompicones retrocediendo ante mi aliento.

Mi lengua
no era más que una mancha en búsqueda de la abeja que la haría flor y la endurecería como las valvas de una almeja viva.

Íbamos a separarnos.
Tú te quedarías en la casa de la Colina de los Aromas y yo penetraría en el Jardín del Vacío.

Allí abajo, frente al mar,
la protección de las rocas, en la plenitud del viento de tramontana, pediría a la noche verdadera

disponer de mi sueño
para acrecentar tu felicidad. Y todos los frutos te pertenecerían.

Anoche me desperté sudando
–de un imposible sueño- con la boca seca y con la sensación de que mi huella, mi existencia se perdían entre el rumor de las olas.

                                                               Johann R. Bach


1 comentario:

  1. Un mal sueño,una pesadilla donde el subconsciente saca los miedos que se llevan dentro ,casi siempre sin motivo.Narrado con torbellino poético entre el amor y el erotismo,abres tu pluma en canal para transmitirnos esa sensación de vacío,sudor ,soledad e impotencia ,de pérdida de uno mismo , como cuando cualquiera de nosotros se ha despertado de un mal sueño ,sea de la índole que sea ,y nos hemos torturado vilmente.Sin duda,que vengan los sueños de las noches reales.Las ilustraciones ,perfectas,la inferior de sobresaliente jaja.Muy buena tarde!!!

    ResponderEliminar