7 mar. 2015

Hablan de mi como musitación monjil

TESTAMENTO

¡No!
No volveré a la tierra
como una mariposa blanca harinosa al amanecer.

No volveré a la tierra
como si mis despojos me los hubieran prestado.

He dejado dispuesto en mi testamento
que mi cuerpo pensante se convierta en negro asfalto sobre el que puedan circular las motos,

sobre el que destaque
el amarillo polen de los tilos en primavera como sucede en la Kiefholzstrasse de Berlín.

He dado instrucciones a mi amada
para que trituren bien mi cuerpo vertebral, hecho de carbón, consciente de su extensión.

Hablan de mí en voz baja
y señalan las cortezas de mis hombros y mis costas las más bonitas del mundo. Ponen veneno en mi comida y en el agua con la que hacen un café ligero sin llegar a ser un americano.

Ignoran que me pongo sólo una gota
de ese brebaje debajo de la lengua con lo que mi oído se vuelve más agudo y mi lucidez aumenta.

Hablan de mi
como musitación monjil porque sigo siendo el extraño del lugar el único que comprende qué hacen todos esos bultos que se mueven entre el supermercado y la sombra de las acacias.

¡No!
No volveré a la tierra
como una mariposa blanca harinosa al amanecer.

No volveré a la tierra
como si mis despojos me los hubieran prestado.

                                                      Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario