8 mar. 2015

EN EL DIA DE LA MUJER

HUESOS Y CORAZÓN DE MUJER
            
El que suscribe Johann R. Bach
nacido en la orilla de un mar Paraíso de Cielo Azul, con varios años de experiencia en la navegación entre las islas, y como Forense Encargado de las Autopsias de los insectos del Archipiélago emito el siguiente escrito dirigido a quien pueda interesar


Soy médico y como tal

C E R T F I C O:

Primero:
No es un hecho insólito que Victoria –la Eva del Tercer Milenio- tenga el mismo número de costillas que los hombres y que ninguna de ellas se rompiera en el accidente tras abandonar el mencionado Paraíso de Cielo Azul.

Segundo:
Ella prometió que si se curaba no escribiría nunca sobre aquellas islas –juró olvidar que una vez existieron-, pero ha pasado el tiempo y la tenaz pesadilla continúa y se repite en las noches más amargas.

Tercero:
Dejó por escrito su voluntad –en caso de sobrevivir- de olvidar aquellos esqueletos de pájaros junto a árboles muertos y plumas transparentes reposando sobre sus huesos, esperando una próxima fosilización. Se hizo entonces músico-dependiente.

Cuarto:
Las muestras de ADN depositadas en el Museo del Mar coinciden con las de la piel que había dejado sobre las arenas calcinadas de las playas que tuvieron la suerte de sentir su cuerpo.

Quinto:
Su ADN mitocondrial es más antiguo que el de los hombres por lo que no le debe a nadie ninguna costilla, prometiendo escribir mientras esté viva.

Sexto:
Su pulso es más rápido y lábil de lo que muchos dicen y piensan. Es por ello que su corazón está preparado para escribir, exhaustivamente, tanto poesía como novela y amar incluso después de haber amado.

Séptimo:
La ingenua invención de deseo y recuerdos de Victoria, de palabras y gestos, que vimos reflejada en sus ojos como la misma vida, persiste en todos nosotros como también su ternura y sus frágiles sueños, hoy ya nuestros.

                                         Y para que conste lo firmo y rubrico en
                                         Barcelona a siete de marzo de 2.015
                                                                                 J.R.B.

P R O N Ó S T I C O:

La tiranía sobre la mujer siempre existirá,
pero excusa no habrá para el tirano sea hombre o mujer. Y, a veces, sin embargo,

las naciones

tanto descenderán en su nivel de virtud
(que es la razón), que no será injustamente, sino con justicia, sustituidos los hombres de sus funciones y por alguna fatal maldición aneja,

y privadas se verán de libertad externa,
ya perdida su anterior libertad interna

y, será la mujer quien ponga orden
en la maraña de los múltiples códigos de leyes pensados para justificar el maltrato a media humanidad por razón de su sexo.

                                                              Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. Tengocurvas
    y pliegues
    y suaves hondonadas
    y me cavó por dentro,
    me hizo un taller de seres humanos.
    Tejió delicadamente mis nervios
    y balanceó con cuidado
    el número de mis hormonas.
    Compuso mi sangre
    y me inyectó con ella
    para que irrigara
    todo mi cuerpo;
    nacieron así las ideas
    los sueños,
    el instinto.
    Todo lo que creó suavemente
    a martillazos de soplidos
    y taladrazos de amor,
    las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
    por las que me levanto orgullosa
    todas las mañanas
    y bendigo mi sexo.
    Gioconda Belli_____ Ole tú porque muchos aún creen que salimos de la costilla del hombre,lo más triste es que muchas mujeres veneran con rezos semejante creencia.Cualquier tipo de desigualdad es deplorable,inhumana...la injusticia seguirá existiendo ,en el caso de la mujer desde la muerte de las trabajadoras textiles y otras mujeres que tanto nos han allanado el camino años ha,no veo un futuro muy esperanzador,más bien un retroceso.Las mujeres que hoy en día ocupan el poder,se han subido al carro del dinero pasando a ser enemigas de ellas mismas y nuestras.Habrá que esperar....

    ResponderEliminar
  2. Si las hormonas son auténticas
    y la Hipófisis funciona,
    más falta no hará.
    Y la mujer seguirá siendo MUSA
    agradeciendo a Venus, a Afrodita,
    o quizá a Safo,
    su inteligencia y poder persuasivo
    con todas las costillas
    que el poder celeste le puso.

    ResponderEliminar