2 oct. 2014

la luz de la lámpara lanza con su vaho un chirrido apenas como una luciérnaga.

ARENYS DE MAR (III)

 

Escucha,

allí donde estés mi amor, cómo el paso de la noche marítima expira

 

en el sosiego inmenso,

bajo ese cielo constelado parecido a un antiguo papel de calcar azul oscuro;

 

En la mesa improvisada

con una tabla sobre mis rodillas la luz de la lámpara lanza con su vaho un chirrido apenas como una luciérnaga.

 

Resplandecen coloreados

en la balda los libros; pilares de los puentes para el viaje al país de las maravillas.

 

                                                              Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario