27 ene. 2017

Alguno de aquellos comentarios me los aprendía de memoria:


FUEGO DE VERANO

Después de aquel verano mi familia se trasladó a Barcelona. Sorprendentemente aquella separación de Clara no fue lo traumática que era de esperar. Tanto Clara como yo encajamos la separación porque estábamos convencidas de que la ausencia no implica soledad. Por otra parte mis padres no se deshicieron de la casa de Sóller y pasamos las vacaciones de Navidad y Semana Santa rodeados de nieve y lluvia en nuestra Serra de Tramuntana como siempre y con la esperanza de volver en verano el curso se me hizo corto.

Clara y yo nos escribíamos largas cartas en las que describíamos con todo detalle nuestras vivencias. Cartas que yo releía varias veces oliendo el papel por si encontraba en ellas rastros de su perfume. Alguno de aquellos comentarios me los aprendía de memoria:

"… ¡Si vieras como recuerdo ahora aquella mañana en la que sentí tus labios, por primera vez, sobre los míos! No recuerdo que me dijiste ni lo que yo te dije, pero nos encontrábamos tendidas sobre la alfombra, nerviosas las dos. Una nubes taparon el sol durante unos minutos como queriendo apagar la luz de la sala. Nuestro abrazo me pareció eterno. Tú llevabas un vestido ceñido, sin mangas, verde pastel en el que se dibujaban unas tiras de pequeñas espigas oscuras y en tu pecho apenas se apuntaban los pezones dejando el sexo como un misterio… Me han quedado grabados en la memoria –esta inmensa memoria que me envejece- tu vestido, tus cabellos castaños cortados como los de un escolar, relucientes…"

                                                                                       J. R. Bach

2 comentarios:


  1. Griselda Corni Fino
    11:50 (fa 1 hora)

    Muy bonito Es la parte poetica de la historia

    ResponderEliminar
  2. "Tanto Clara como yo encajamos la separación porque estábamos convencidas de que la ausencia no implica soledad.". El amor no viene con condiciones, suplementos o códigos. Como el sol, el amor irradia independientemente de nuestros miedos y deseos. Me gustan estas cartas,la dulzura romántica de este fuego entre ésta adolescente y Clara.

    ResponderEliminar