25 ago. 2016

Pasear por los senderos arcillosos del Bois de Vincennes inundado de luz era como pisar homigón recalentado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario