26 ago. 2016

Con la primera bocanada de humo, a Cassia se le cortó la respiración y notó como la lágrimas afluían a sus ojos


No hay comentarios:

Publicar un comentario