11 feb. 2016

Hubo en nuestro planeta una gran catástrofe que modificó la existencia de todos los seres vivos


EL MUNDO HORIZONTAL DE LOS LAGARTOS

                     Lo que fascina del Mundo Horizontal de los Lagartos,
                     es el porvenir, oscuridad resbaladiza anterior a la aurora,
                     mientras que la noche pertenece ya al pasado.

                                            ¿Quién mejor que un lagarto enamorado
                                                  puede contar los secretos terrestres?


-Buenos días amigo.
Hoy me siento excepcionalmente bien y comienzo a creer que me recuperaré del todo pues ya siento que la sangre me hierve que mi alma de periodista resurge del fondo de mis tuétanos y estoy dispuesta a escribir todo lo referente al Mundo Horizontal de los Lagartos.

-Buenos días amiga.
Me alegro que te sientas revivir con ganas de trabajar y en cuanto a eso de escribir sobre nuestro Mundo Horizontal me parece una buena noticia. En forma sintética te diré lo poco que he podido averiguar sobre su origen:

Hubo en nuestro planeta una gran catástrofe
que modificó la existencia de todos los seres vivos: Un gran meteorito impactó en nuestro globo terráqueo aún desprotegido frente a los bombardeos de los residuos solares. Aquel monstruo se llevó por delante un fragmento plateado de nuestro subsuelo que llamamos luna.

Las distancias se acortaron
y aparecieron multitud de otras geometrías métricas. De golpe desapareció el noventa por ciento del oxígeno de nuestro mundo y los lagartos lo pasamos muy mal:

Tuvimos que reducir drásticamente nuestras dosis de aire respirable
y ello nos obligó a acortar nuestros pulmones, incluso a hibernar enterrados en el barro mientras las plantas con un esfuerzo titánico fabricaban oxígeno de una atmósfera enrarecida y escasa de luz solar. Solamente el pensar en el Mundo del Ápex nos mantenía vivos.

El espacio se aplastó
para todos los seres agonizantes y los pocos que sobrevivimos nos vimos obligados a vivir en un mundo en el que el tiempo se curvaba sobre la corteza de nuestros hombros y el horizonte era la única esperanza: los ojos de té se convirtieron en un signo inequívoco de amor.

En consecuencia,
al aplastarse el espacio sobre nuestras cabezas apareció junto a otros -que se retuercen continuamente para sobrevivir- el Mundo Horizontal de los Lagartos.

                                                          Johann R. Bach

1 comentario:

  1. Buenos días D. Lagarto, me encanta amanecer con tu preciosa labia . =). El Mundo Horizontal de los Lagartos es verdaderamente interesante!

    ResponderEliminar