6 dic. 2015

iba a visitar a Melina sólo cuando mis sueños llegaban a tal colmo de felicidad que me era absolutamente necesario abrazar a alguien


EL DESEO DEL ABRAZO



3 comentarios:

  1. Me encanta saber D. lagarto, que aparte de filosofar, sabes de piedad, querer, de ser dulce , divertido ( ¡Hostia! ),y que la espera por abrazar con dulzura es tu recompensa...
    Me gusta todo lo que abarcas en una sola prosa. .

    ResponderEliminar


  2. XANA GARCÍA
    20:20

    " iba a visitar a Melina sólo cuando mis sueños llegaban a tal colmo de felicidad que me era absolutamente necesario abrazar a alguien" Es entrañable todo el texto, la necesidad irresistible de regresar a la vida social",reconstruír el Maravilloso mundo de los nietos" acaso uno no se reconstruye con ellos también.Y los martes ,esos anhelados martes disfrutando con las hijas de Melina como un padre para ellas,me encanta su descripción al igual que la espera tomando el sol y la leche en la terraza hasta que ella subiese a cubrir el deseo con el abrazo íntimo de la horizontalidad del mundo ,vertiendo en ella los ojos de te,y ante el éxtasis se aplaza el saludo al resto de la Comunidad que seguramente entenderá ....Dime apreciado Lagarto,no es esto una maravillosa bocanada tangible de Ápex

    ResponderEliminar
  3. Rosalva M P
    19:58

    "Pero iba a visitar a Melina sólo cuando mis sueños llegaban a tal colmo de felicidad que me era absolutamente necesario abrazar a alguien, más todavía, a la Comunidad de Lagartos entera"

    "Cuando ella subía a la terraza se colocaba dulcemente sobre mí y aplazaba así, por algún tiempo, mi deseo de abrazar a toda la Comunidad Entera del Jardín."

    ResponderEliminar