17 sept. 2014

Reparé en la delicadeza acuática de tus manos, recorrí tu rostro con mi lenta mirada y la sombra que se impregnaba en el fino mantel cuando tú te inclinabas.

PRIMER INSOMNIO EN DELFOS

 

Soñé (o quizá no lo soñé)

que nos servía el vino un joven helénico cuando se derramaron unas gotas del oscuro odre sobre la mesa

 

donde Baco extendía su alegría.

 

Reparé

en la delicadeza acuática de tus manos, recorrí tu rostro con mi lenta mirada y la sombra que se impregnaba en el fino mantel

 

cuando tú te inclinabas.

 

Parecía el centro sosegado de una rosa.

 

Nunca habías aprendido a beber en porrón;

te valía la belleza del cuerpo y el conocimiento nocturno de todas las salivas.

 

Afuera… tal vez en Delfos

los cascos dorados de los caballos se enterraban en el polvo, los carros estaban listos, de las islas llegaba

 

el silencio perturbador de los sueños,

 

la ciudad se movía

y ataba las puntas durísimas de una estrella en duraluminio.

 

Este cuerpo mío, pasajero,

debía partir al amanecer y las calles ya habían comenzado a soportar el rumor de miles de gentes

 

ansiosas de conocer el oráculo.

 

En el fulgor cítrico –en mi sueño-

de los campos de naranjos que rodeaban el Templo de Apolo,

 

recuerdo

que aún no tenías los diecisiete años y el vino era puro.

 

Por la mañana

cuando los dioses cansados se reclinaban en sus lechos vegetales y sobre el mar surgían

 

constelaciones de repente palpables

se tornó dulce volver a amar como cualquiera de los adolescentes del mundo marítimo.

 

De nuevo me obligaste

a inventar el insomnio y a saciar la sed con la ambrosía de tus cabellos.

 

                                                                Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario