13 feb. 2013

ACNÉ EN FRENTE Y ESPALDA. Cap. 77 de "La Chica de Kiefholzstrasse"

  • Acné en frente y espalda:

              SULPHUR IODATUM C 15

              FERRUM METALLICUM C 7

              T.K. C 9

 

·         Masturbación:

              ORIGANUM C 7

 

  • Neurastenia:

              DAMIANA C 15

 

 

Se han cumplido dos semanas

desde que la madre de Bárbara me llamó para que le diera un tratamiento para soldar la fractura ósea de un dedo de su mano derecha.

 

Me ha llamado con urgencia

a las ocho de la mañana. Le he preguntado el porqué de la premura; me ha contestado que el dedo estaba soldado y bien soldado, pero que Bárbara estaba llorando y con un ataque de "neurastenia" (según ella), golpeando la puerta de su habitación.

 

Cuando he llegado a la casa,

el cuadro era efectivamente el descrito. La madre de Bárbara ha comenzado con su exuberante verborrea a explicarme el caso. Todo había empezado con una bronca a la salida de la visita a un psiquiatra.

 

Bárbara fue literalmente obligada

a esa visita que le produjo un ataque de rabia e impotencia ante una situación que ella consideró humillante. La madre no sólo la había obligado a visitar al facultativo sino que a la salida la fue abroncando durante todo el trayecto hacia su casa.

 

No he querido oír más sobre el tema

por boca de la madre de Bárbara porque además de la urgencia del caso creo que lo de "neurastenia" podría aplicársele a ella. He ido directamente a la habitación de Bárbara y con autoridad y suavidad a la vez le he propuesto, más que obligado, de ir al "Clown" a tomar un café.

 

Ya en la calle le he dicho

que me acompañara a dejar unas cartas en la oficina de Correos de la Schlosstraße. Por suerte había una larga cola que me ha permitido hablar sobre la afluencia de público y distraernos del problema del que se suponía que íbamos a tratar. El semblante de Bárbara iba cambiando lentamente su aspecto, recuperando algo de aplomo.

 

Al entrar en el "Clown"

el cálido ambiente me ha tonificado más a mí que a ella pues en la Oficina de Correos se me han helado los pies. Apenas nos han servido el latte machiatto ha empezado a nevar un poco, pero la ventisca reflejada en los árboles no invitaba precisamente al paseo.

 

El primer comentario sobre el asunto

que nos llevaba a la cafetería ha sido el de que su madre, con su abundante parloteo, me inflaba la cabeza y yo tenía que hacer grandes esfuerzos para escucharla y que le iba a prescribir Damiana, la popular planta medicinal mejicana para que se calmase de "su neurastenia".

 

Bárbara me ha preguntado

si íbamos a hablar de su problema. Fingiendo asombro le he contestado con otra pregunta: ¿Qué problema? ¿Tú tienes algún problema? Yo cuando tenía tu edad también tenía acné en la frente como tú; la espalda la tenía llena de comedones y me masturbaba casi a diario; tardé veinte años en saber por qué.

 

Ella con cara de asombro

me ha preguntado si hay tratamiento para el acné de la frente reconociendo que también en la espalda tenía comedones. En efecto, hay tratamiento para ese exceso de grasa en el rostro, le he contestado, por lo que le he extendido la correspondiente receta.

 

Al salir de la cafetería

hemos vuelto a su casa con paso rápido para acortar el tiempo de exposición a un aire gélido. Bárbara se ha cogido de mi mano mientras caminábamos y con ello he sentido su callado agradecimiento.

 

Su secreto reconocimiento

a mi labor me ha llenado de gozo y he tenido que hacer un gran esfuerzo para no abrazarla y besarla porque el consuelo no es bueno para Natrium muriaticum (el tipo sensible de Bárbara).

 

La entrevista con Bárbara

me ha calmado a mí, con su dulce mirada, tanto como a ella. Es una tuberculínica maravillosa.

 

Al llegar a su casa

la madre estaba que se subía por las paredes de lo nerviosa que estaba. Le he dado cinco gránulos de Damiana 15 CH y se ha calmado inmediatamente.

 

He llamado a mi amor

y le he invitado a cenar en el "Santos" porque esta noche hay música de samba en vivo. Creo que lo pasaremos bien.        

                                                                                                                Elisa R. Bach
                                                                                                   www.homeo-psycho.de

No hay comentarios:

Publicar un comentario