13 ene. 2013

LA LLUVIA EN NOIA

LA LLUVIA EN NOIA

 

Elisa R. Bach, nuestra heroína galáctica

ya había llamado la atención sobre la falta de lluvia en el espacio. No se cansaba de decir que si no fuera por la lluvia apenas sí habría ruido alguno;

 

ni el tableteo de las gotas en el tejado

que se confunde con el latir de nuestra propia sangre, ni el jadeo que el aire crea dentro del árbol, cuyo tronco poroso y protector filtra la lluvia como una niebla hecha de gotas diminutas.

 

Cada vez que Elisa bajaba a nuestro planeta

como una Diosa del Amor buscando a su Atlante bajo las nubes, quedaba perpleja y sobrecogida ante la corriente de agua del Rio San Xusto luchando contra la pleamar

 

queriendo desaguar,

junto al Rio Tallara en Noia. Si no fuera por la lluvia eso sería imposible, y, las ruedas de los taxis pasarían como el viento por el asfalto y

 

todo ese chapoteo que excita a los amantes

al refrescarse con el agua no sería más que una casta quietud;

 

El cielo sería privado de esos enormes,

testigos que cuelgan invisibles hasta que nuestra necesidad de ver los vuelve incandescentes formas, que ante nosotros pasan.

 

Sin la lluvia,

los eslabones de la vida quedarían sueltos, a la deriva, como muchos niños, un sueño hecho polvo.

 

Si no hubiera lluvia no tendríamos

la sensación de que alguien es testigo desde los cristales de la ventana de un amor terrenal sin límites, con código secreto.

 

                                                                                                Elisa R. Bach
                                                                                www.homeo-psycho.de

No hay comentarios:

Publicar un comentario