11 sept. 2012

OTRA FORMA DE DECIR TE QUIERO. ( www.homeo-psycho.de )

Apunté en una postal,

a tu regreso de aquel lugar, para mí imaginario, aquellos nombres con los que describías a los diferentes tipos de monjas.

 

Me dijiste

que el Monasterio estaba habitado por furias, bilifusas, onirisitas, zafapacocas y marisordinas.

 

Busqué inútilmente esas palabras

en el diccionario y, para mi sorpresa, no pude hallarlas. Comprendí entonces que te necesitaba.

 

En previsión de posibles malentendidos,

me aseguraste que sólo conocías un monasterio, que quizás en otros no se dieran esos tipos y que allí contrajiste el mal hábito de dar importancia a las naderías de aquella "civilización".  

 

Y en otra ocasión me dijiste:

"La inverosimilitud, que hace posible una narración un tanto fantástica e inofensiva, esconde siempre segundas intenciones". Sólo buscaba otra forma de decirte "te quiero".

                                                                            Sylvia M. Folch

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario