24 may. 2017

“… El hombre es realidad dada, el mundo hipótesis que, con mayor o menor fortuna, inventamos…”


¿SURGIDO DEL VIENTO DEL CAP DE CREUS?

Leo P. Hermes me pide,
en mi calidad de traductora al alemán de algunos de los escritos de J. R. Bach, que dé mi opinión sobre lo que conozco -que no es poco- de su obra.

Johann R. Bach es uno de esos escritores
que parecen provenir de la nada, como salidos de la niebla de un tiempo pasado en el que todo, excepto él, desapareció como en un naufragio del que sólo conocemos la tabla (su pluma), el náufrago y sus historias vividas o inventadas.

Es como si hubiera brotado
imprevisiblemente de ambientes que le han sido ajenos, sin haber sido preparado por nadie, sin precedentes, sin pertenencias o señales de reconocimientos útiles para definirle.

Johann R. Bach es la poesía excéntrica hecha carne;
incómodo, irregular, inclasificable e inconfundible. Por la manera que cómo escribe y por aquello que escribe P. Hermes ha dicho -y con razón- que es marciana su forma de escribir. Y realmente algunas de sus frases evocan la imagen de un Nietzsche surgido del viento del Cap de Creus. Pongo por testigo de ello a Andrés Geyer creador de la web "La Chica de Kiefholzstrasse" (Das Medchen aus Kiefholzstrasse) y el Blog asociado "Homeo-Psycho".

R. Bach se describe a sí mismo en el poema "Café de La Virreina" como una araña el sitio desde el cual percibe lo que le interesa no el objeto de su interés:

"… se coloca en la barra de un bar,
mira a su alrededor mientras toma café
y examina la cartelera de espectáculos…"

Sostiene teorías poco comunes:
afirma que nadie sabe exactamente qué quiere antes de cumplir cincuenta años, edad en la que ya se han acumulado suficientes adversarios que se encargarán de hacérselo ver. En mi caso, he de reconocerlo, se verificó esa sentencia.

De la misma manera
que la opinión del joven no revela lo que piensa, sino lo último que ha leído, R. Bach parece, por su erudición, conocer miles de obras de "literatura occidental" y en no pocas ocasiones se muestra como el antiguo que niega el dolor (de ahí sus descubrimientos médicos para paliarlo), mientras que en otras ocasiones, niega como los modernos el pecado. Es por ello que siempre me ha parecido ver en sus escritos como si se enredase en sofismas idénticos:

"… El mundo es explicable desde el hombre,
pero el hombre no lo es desde el mundo …"

"… El hombre es realidad dada, el mundo hipótesis
que, con mayor o menor fortuna, inventamos…"

Podría decir en resumen sobre R. Bach,
aún a riesgo de estar equivocada, que como hombre moderno no escapa a la tentación de identificar permitido y posible, pero a mi parecer Johann se ha instalado ciegamente desde hace tiempo en la sólida corteza de su destino, pues de alguna manera intuyó cómo -en sus propias palabras- "la sustancia del mundo fluye hoy por una secreta herida hacia la nada…"

Y, sin embargo,
su juventud casi naïf navega sin notarlo en un mar de optimismo… No he visto en ninguna página de esta novela "Una Rodilla Herida" aquel pesimismo que le llevó a escribir que "la poesía había muerto asfixiada por las metáforas"

En cierta ocasión,
después de una pequeña charla, le pregunté cómo podía sentirse joven después de haber cumplido tantos años y me contestó: “Sigo respirando, escribiendo y viviendo mi vida sin grandes altibajos porque aún espero otro milagro…”
                                                                                     A. Kunstbaur

3 comentarios:

  1. Esta bien descrito , pero no es extraña su juventud intelectual que durara hasta el fin de sus dias . A los diferentes les gusta nadar en su propio mar de sentimientos y los avatares de la vida no hace mas que enriquecer el caldo de cultivo en el que nada su mente

    ResponderEliminar
  2. Magnífico Johan. Como no va a serlo de una mente tan despejada y ejemplar. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Observaciones tan certeras como bellas. Y doy fe.

    ResponderEliminar