8 ene. 2016

Pablito atizaba mis fuegos en el aire denso de la playa


ESPERA VENENO DEL AGUA ESTANCADA

Como un oráculo
retumbaba en mi bóveda craneal una voz que insistentemente me decía: Espera veneno del agua estancada.


2 comentarios:


  1. XANA GARCÍA
    20:02 (fa 24 minuts)

    Durante toda mi juventud

    y gran parte de mi madurez no tuve que reprimir el deseo sexual porque carecía de él.Pablito no puede darme comprensión y alegría de vivir la aventura que me ofrece mi fertilidad intelectual."Pablito no era el hombre de su vida pero sí el que despertó el poder de su deseo sexual.Sexo y amor es lo ideal,pero no sería terriblemente inhumano que una mujer no descubriese el potencial de su sexualidad.Si fuese un hombre no habría problema ,a las mujeres en estos temas se les cuestiona siempre ,viene marcado a hierro por las religiones ,culturas,el cinismo de la moralina....Pues sí lo hecho hecho está sin tiempo para penas,además todo a aprendizaje se puede compartir con quien lo ignore el cómo....Muy buena tarde,Joan

    ResponderEliminar
  2. Encantador erotismo del que sabe arrancarlo de dentro de la persona, y hacer sonar su bella melodía....
    ....se plantan rosas donde crecen las espinas y las abejas cantan detrás de las zarzas....

    ResponderEliminar