25 sept. 2015

Buenos días amigo. Vas muy bien peinado esta mañana.


LA HOSPITALIZACIÓN DE TÍA ALICIA

Buenos días amigo.

Vas muy bien peinado esta mañana.
Ayer no pude salir a la calle y no tengo otra cosa que ofrecerte que esas fresas que están sobre la mesa.

No me encontraba bien
y me acosté temprano y si no es mucho pedir quisiera que me escuchases un par de minutos.

Quiero contarte un sueño,
un sueño que me tortura, que se repite demasiado últimamente; un sueño que me come los costados de mi cerebro y baja y me quema el sexo.

Estábamos los dos de pie,
junto a un farol alto y brillante, era de noche y hacía frío. Él no podía ver lo que yo veía.

Un horripilante demonio,
el repugnante y tétrico demonio, que con sus ojos, pero muertos idos de este planeta, me miraba, encaramado en el farol de aluminio.

Bajó y se dirigió a mí.
tuve que huir, todo se oscureció, calle y cielo y corrí durante una fracción de tiempo que me pareció un par de horas.

De mi grito salió su nombre,
lo llamé un poco más tarde, de madrugada y fue su voz fría, la voz de un hombre primario y desconocido, que me insultó y no quiso verme.

En el sueño,
en el horrible paraje lo busqué desesperada, babeante, todo me era hostil, la gente amiga suya le protegía, y yo no quería hacerle daño.

Los árboles sangraban
y tenían ojos con lágrimas que saltaban en chorros sobre mí.

De rodillas le grité: ¡Leonardo, Leonardo, resucita!

Pero pensé que la muerte llamaba también a mi puerta.
Una hiena enorme me devoraba, era amarilla con sombras grises horribles. Desperté.

Recuerdo que ese sueño
lo tuve por primera vez después de mi último internamiento. Temo amigo mío, temo el alucinante ensueño desde las entrañas hasta el alma.

¿Sabes amigo mío?

Vas muy bien peinado esta mañana.
Ayer no pude salir a la calle y no tengo otra cosa que ofrecerte que esas fresas que están sobre la mesa.

                                                              Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. Ay , la leche!!!! Menudo sueño ,más acojonante. Tengo los pelos de punta 0.0

    ResponderEliminar
  2. "En el sueño,
    en el horrible paraje lo busqué desesperada, babeante, todo me era hostil, la gente amiga suya le protegía, y yo no quería hacerle daño.

    Los árboles sangraban
    y tenían ojos con lágrimas que saltaban en chorros sobre mí.

    De rodillas le grité: ¡Leonardo, Leonardo, resucita!"Terrible pesadilla ,cómo describes las "secuelas "de los intentos de suicidio de Alicia,aún todo sufriminto.....

    ResponderEliminar