10 jul. 2012

VIDA SECRETA EN EL MONASTERIO. Poema original de Elisa R. Bach ( www.homeo-psycho.de )

VIDA SECRETA EN EL MONASTERIO

 

Tu vida en el Monasterio

se parecía bastante a la de las piedras:

por fuera eras como una adivinanza

que nadie sabía cómo resolverla.

Vivías inmóvil la mayor parte del tiempo.

 

Era tu estrategia pasar inadvertida.

 

De día parecías soñar al borde del abismo

y ni el fuego ni la lluvia podían comprenderte;

pero de noche, si alguien hubiera hecho oído

sobre tu corazón habría escuchado

fiestas clandestinas allí dentro,

 

bosones sacando a bailar a otros bosones

 

sobre inmensas pistas de baile como átomos,

y, fuegos artificiales en los cielos domésticos

surcados continuamente por electrones.

Apenas les dabas ocasión o la espalda,

se despedían de la tierra para unirse

 

iónicamente a otros mundos metálicos

 

o covalentemente para licuarse y

resbalar por la piel de los mares; y,

después de rodar cuesta abajo

persiguiendo a un sol donde se aprietan

protones y neutrones incubados por ángeles.

 

A veces te sorprendían en una de esas fiestas

 

saludando con relámpagos secretos,

probando con ello que eras pariente lejano

de las nubes ionizadas y el castigo era inmediato:

tres días de aislamiento completo en tu celda

con el agua y el pan racionados.

 

Después de vivir algunos de esos castigos

 

descubriste que no eran tan duros;

como a muchas otras te gustaba traspasar

la gelatina del silencio que cubre las cosas,

tropezar dos veces con la misma pareja,

viajar sin salvoconducto

 

al interior del núcleo el país de las heridas.

 

Hasta ahora los bosones callaban

-lo mismo que tú-, jamás respondían:

hechos de silencio, cuando se les nombraba,

realmente, al pie de los ríos o pasando sobre ellos

el agua como los créditos de un largometraje,

 

los arrojábamos a nuestro propio tejado.

                                                Elisa R. Bach
                                  www.homeo-psycho.de

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario